Y si nos vamos a Pueblo Liebig?

La primavera está al toque, y con ella los cambios de clima que nos habilitan oportunidades de actividades al aire libre y la contemplación de las maravillosas transformaciones que se plasman en la naturaleza.

Pueblo Liebig es la gran oportunidad para pasar un fin de semana recreativo rodeado de verdes, y que conserva además la historia de su pueblo en su patrimonio arquitectónico. Sus construcciones mayormente son chalets ingleses típicos, reacondicionados para albergar a los visitantes.

Para conocer sus orígenes el lugar ideal es el museo, con exposiciones de objetos de época, fotografías, ambientes recreados que dan cuenta de las cotidianeidades de un tiempo y culturas diferentes. Pueblo Liebig surge de la necesidad de la empresa frigorífica del pueblo de ubicar al personal jerárquico y obrero del siglo pasado. Liebig se encontraba dividido en dos sectores claramente definidos, el llamado “pueblo” y los “chalets”. En el primero se alojaban los obreros y administrativos de baja jerarquía y en los chalets los sectores de alta sociedad. Así fue quedando la impronta de una ciudad con claros simbolismos de la cultura inglesa.

El lugar tiene la belleza de los jardines y frentes inmensos, con verdes abundantes y parques prolijos. En el pueblo, aunque pequeño, se encuentra un gran campo de golf, un aeródromo, los restos del hangar aún pueden verse en las afueras del pueblo también sobre el río se halla el Club de Pescadores contando con excelentes instalaciones y tranquilas playas. Todo esto repartido en pequeñas distancias que permite a los visitantes andar simplemente caminando o en bicicleta.

Pueblo Liebig es el destino ideal para una escapada de fin de semana.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *